27 de febrero de 2013

Lomo de cerdo con sidral y cerveza


El lomo es uno de esos platillos  versátiles que puedes servir siempre y siempre quedarás bien. Sin embargo tienes que tener cuidado de que te quede suave, para mí el secreto está en dejarlo cocinar lo suficiente a fuego bajo. Se lleva su tiempo. Yo calculo que una hora por kilo más o menos. Además, es muy importante sellarlo porque así no perderá su jugo.

Otro truco que quizá pueda servirte es dejarlo marinar desde la noche anterior, por ejemplo, en el caso de este lomo, úntalo con sal y pimienta, aceite de oliva y un chorrito de vinagre y déjalo reposar cuando menos 4 horas o de preferencia toda la noche.


Ingredientes

2 kg de lomo de puerco
2 chipotles adobados
Sal y pimienta 
1 Sidral de 600 ml (que no sea de dieta)
1 cerveza clara (puede ser Corona o la que te guste)
1 kg de papitas de cambray cocidas y peladas
Mantequilla
2 cdas de perejil picado

Modo de prepararse
Pica los chipotles adobados y con ellos mecha la caña de lomo. Cuando ya esté lista, úntala con sal y pimienta al gusto. Calienta aceite en una cazuela y sella ahí la carne. Cuando veas que ya está dorada, agrega la cerveza y el sidral y deja que se cocine a fuego bajo hasta que esté bien cocida. Ya listo rebánalo con el cuchillo eléctrico y acomódalo bonito en el platón en que lo vas a servir baña con la salsa.
Por otro lado, fríe las papitas en mantequilla junto con el perejil que picaste.
Acomoda las papitas alrededor del lomo y sirve. 

22 de febrero de 2013

Champiñones rellenos de tocino y queso


¿Verdad que los champiñones son espectaculares? Los sirves y parece que trabajaste y trabajaste y trabajaste pero la verdad es que no son nada complicados de preparar.
Esta receta es ideal para una entrada o también para acompañar un carne en una cena formal (con un rico medallón de filete y un buen puré de papa).
¿Ves cómo dependiendo del día, los platillos se adaptan? Los champiñones siempre son lucidores.


Ingredientes


24 champiñones grandes completos
2 cucharadas de vinagreta de balsámico
2 rebanadas de tocino
1 1/2 cucharaditas de aceite de oliva
1/2 taza de cebolla morada picada
1/3 taza de queso parmesano finamente rallado
1/3 taza de queso untable con ajo y hierbas (lo encuentras en los refrigeradores de carnes frías del Súper)
1/2 cucharadita de mostaza Dijon
2 cucharadas de pan molido
2 cucharadas de perejil fresco picado

Modo de prepararse


1. Calienta el horno a 200°C. Retira el tallo de los champiñones; reserva las cabezas. Pica suficiente cantidad de tallos para juntar ¾ de taza. Desecha los tallos restantes o resérvalos para usarlos en otra cosa. En un recipiente grande, revuelve las cabezas de los champiñones con la vinagreta; colócalos en una charola de horno sin engrasar con el lado del tallo hacia bajo.

2.  Hornea durante 10 minutos. Deja reposar hasta que se enfríen lo suficiente para poder manejarlos. Escurre.

3. Mientras tanto, en un sartén mediano cocina el tocino hasta que quede crujiente; déjalo escurrir sobre una toalla de papel. Desmorona el tocino; reserva. Raspa y desecha lo que quedó pegado en el sartén.

4. En la misma sartén, calienta una cucharadita de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y los tallos picados de los champiñones; deja cocinar de 4 a 6 minutos, moviendo ocasionalmente hasta que la cebolla esté suave.

5.  En un recipiente mediano, agrega la mezcla de cebolla, el tocino, los quesos y la mostaza hasta que todo esté bien integrado; rellena los champiñones y colócalos en un refractario con el relleno hacia arriba. En un recipiente pequeño, mezcla el pan molido con la ½ cucharadita restante de aceite de oliva; agrega el perejil. Espolvorea la mezcla de pan molido sobre los champiñones rellenos.

6.  Hornea de 10  15 minutos o hasta que esté caliente y el queso derretido. Sirve tibio.

20 de febrero de 2013

Panqué Almond Joy


Súper fácil, súper rico, súper apantallador… simplemente ¡¡¡delicioso!!! 


¿Cuántas veces terminamos de comer un día cualquiera y nos quedamos con el antojo del postre? ¿No te pasa que muchas veces no tienes nada porque como no hay visitas da flojera preparar algo porque te lleva mucho tiempo?

Los nuestros merecen lo mejor y a veces también un premio, porque Julia salió en el Cuadro de Honor, porque Bosco está aprendiendo a leer, porque la Abuela vino a visitarnos… en fin.

Sin embargo, no es necesario matarte en la cocina para darles algo rico. Prueba este panqué, te aseguro que les va a encantar a todos y tú vas a quedar ¡¡¡súper bien!!!

Además, también está rico para una tarde con las amigas... las vas a dejar con la boca abierta


Ingredientes

1 panqué en barra (del que ya te venden hecho. Puedes comprarlo en la panadería o en Santa Clara que venden unos ricos. Cualquiera te sirve siempre y cuando esté fresco)
1 lata de leche condensada
2-2/3 tazas de coco rallado ((busca del americano)
1/2 taza de almendras tostadas picadas toscamente
1 taza de betún de chocolate (del que ya venden hecho de Betty Crocker o de cualquier otra marca)


Modo de Prepararse
Corta el panqué a lo largo en cuatro capas. En un recipiente pequeño, combina la leche condensada con el coco y las almendras. Coloca la parte de abajo del panqué en un plato alargado, cubre con la mitad de la mezcla de coco, pon otra capa de pastel y cúbrela con ½ taza de betún. Cubre con la tercera capa, esparce la otra mitad de la mezcla de coco y tapa. Al final cubre con la otra mitad de betún de chocolate. Te rinde para ocho personas.

15 de enero de 2013

Rollitos crujientes de cangrejo


Estos rollitos son fáciles, ricos y baratos y ahora que los preparé en Navidad ¡¡¡volaron!!! así que la próxima vez que tengas gente en casa (puede ser para el Super Bowl) sírvelos con confianza. La mermelada de habanero es la que yo preparo, pero me imagino que con cualquier mermelada de chile que encuentres en la tienda gourmet tendrás el mismo éxito. 

Para el relleno

1 barra de queso crema Philadelphia
300 grms de surimi
1 cda de chipotle dulce de Clemente Jacques (del que viene molido)

Para los rollitos

Tortillas de harina
Aceite para freir
Chile piquín en polvo

Para la soya preparada

½ taza de salsa de soya (usa la reducida en sal)
2 cdas de jugo de limón
2 cdas de jugo de naranja

Mermelada de chile habanero

Modo de prepararse

Pica chiquito el surimi y mezcla con el queso crema y el chipotle. Integra todo súper bien para que te quede una pasta.

Pon un poco del relleno en una tortilla de harina y enrolla de manera que te queden taquitos bien firmes.

Con el cuchillo más filoso que tengas, corta cada taquito en tres partes y sujeta con un palillo para que no se te vayan a abrir al momento de freír. (Si compraste tortillas para Burritos a lo mejor tienes que cortarlos en 4 ó 5 partes. La idea es que te queden como de dos dedos de ancho para que los puedas comer bien como botana).

Fríelos en la freidora y escúrrelos en una toalla de papel.

Cuando todavía estén calientes, espolvorea por encima un poquito de chile piquín.
Prepara la soya mezclando los tres ingredientes.

Al momento de servir, quítales el palillo y acompaña con mermelada de chile habanero y soya preparada.

Arroz con coco y nuez



Ingredientes


1 1/2 cdas de aceite de oliva
1 1/2 tazas de arroz de grano largo
1 lata de leche de coco (sin endulzar)
1/3 taza de jugo de naranja recién exprimido
1/3 taza de agua
1 cdta de sal
2 cdas de mantequilla
3/4 taza de nueces de la india tostadas
1 lata de mandarinas

Modo de prepararse

Calienta el aceite de oliva en una olla grande a flama media. Agrega el arroz y  revuelve hasta cubrir con el aceite. Agrega la leche de coco, el jugo de naranja, agua y sal  y deja que hierva. Cubre y reduce la flama a baja. Deja que se cocine hasta que el líquido se absorba (más o menos 20 minutos). 

Retira el arroz de la estufa y espónjalo con un tenedor. Coloca un trapo de cocina limpio sobre la olla, cubre con una tapa y deja que el arroz vaporice durante 5 minutos. Agrega la mantequilla y las nueces de la india.

Agrega los gajos de mandarina y sirve caliente.

Elotes con semillas de mostaza



Ingredientes

4 tazas de elote amarillo (puedes usar del que viene congelado)5 cdas de aceite de canola½ cdta de semillas de mostaza1 chile serrano desvenado y cortado en tiritas¼ cdta cúrcuma molidaSal1 cda de cilantro picado finito

Modo de prepararse

Calienta el aceite en una cacerola mediana a fuego alto. Cuando el aceite empiece a ahumar  agrega las semillas de mostaza y cubre con una tapa porque brincan. Una vez que dejen de brincar, agrega el chile y revuelve hasta que esté bien tostado. Baja la flama a fuego medio y agrega la cúrcuma, revuelve y agrega el elote y sal al gusto. Mezcla todo bien y cocina unos 5 minutos hasta que el elote esté tierno.

Agrega el cilantro y sirve tibio o a temperatura ambiente.


Cordero asado con cebollas


Ñomi, Ñomi (como dice mi hermana Mary), No sé qué me gusta más si el cordero o este tipo de comida exótica que parece salido de un cuento. Reconozco que aunque la comida india me encanta, no soy muy afecta a platos que sean demasiado picantes porque entonces siento que pierdo el sabor del platillo. Este tipo de platillo es en verdad delicioso, si lo sirves en tu próxima cena te verás muy original y quedarás "de diez". Te recomiendo que lo sirvas acompañado de Arroz con Coco y Nuez (busca en la sección de Sopas y Pastas) y de Elote con Semillas de Mostaza (Ensaladas y Verduras). Las cebollas amarillas no son fáciles de conseguir aunque yo algunas veces las veo en Superama. Si las encuentras... ya tienes la disculpa perfecta.

Ingredientes

¼ taza de yogurt natural
1 chile serrano sin semillas cortado en cuartos
1 ½ cdtas de jengibre rallado
3 dientes de ajo picaditos
1 cdta de sal
½ cdta de cúrcuma molida
½ cdta pimienta de cayena
1 pierna de cordero cortada en cubos
1 receta de Cebollas Quemadas (abajo)
2 cdas de mantequilla sin sal
4 cdas de almendras picadas toscamente
4 cdas de pasitas
1 taza de leche entera
1 ½ cdas de azúcar

Modo de prepararse

En un recipiente grande, mezcla el yogurt, los chiles, el jengibre, ajo, sal, cúrcuma y pimienta de cayena. Prueba y sazona con sal si le hace falta. Agrega el cordero y cubre bien con la marinada; deja reposar en el refrigerador durante toda la noche (por lo menos 4 horas).

Mientras el cordero se está marinando prepara las Cebollas Quemadas. Si no vas a cocinar el cordero en ese momento, prepáralas, escúrrelas perfectamente y guárdalas en un tuper bien sellado dentro del refri hasta que la hora de servir.

Saca el cordero del refrigerador cuando menos 1 hora antes de cocinarlo.

Precalienta el horno a 200 ºC.

Mezcla las cebollas junto con el cordero en el recipiente en que se marinó la carne. Derrite la mantequilla en un sartén a fuego bajo  y por separado tuesta las almendras hasta que tomen un color dorado claro y las pasitas hasta que se inflen. Después ponlas a escurrir sobre una toalla de papel. Raspa la mantequilla que quedó en el sartén sobre el cordero que se está marinando. Mezcla el azúcar junto con la leche y agrégalos sobre  el cordero.

Transfiere toda la mezcla de cordero a un recipiente para hornear lo suficientemente grande para que el cordero se acomode en una sola capa (son buenísimos esos platones de barro vidriado que venden en La Europea). Tapa con papel aluminio y hornea tapado durante  hora y media. Después de este tiempo, el cordero estará cocido pero no se separará y la salsa estará delgada.  Destapa y continúa horneando hasta que el cordero esté suave y la salsa se haya espesado (aproximadamente otros 30 minutos).
Pásalo al platón en que lo vas a servir y adorna con las almendras y las pasitas.

Cebollas quemadas

Ingredientes

2 cebollas amarillas
½ taza de aceite de canola

Modo de prepararse

Parte las cebollas por la mitad a lo largo y rebánalas lo más fino posible. Con los dedos, separa todas las capas para que tengas medias lunas individuales de cebolla. Calienta el aceite en una sartén grande a fuego alto. Agrega las cebollas y revuelve hasta que estén completamente cubiertas con aceite. Para de revolver y deja la sartén a fuego alto. Las cebollas de las orillas serán las primeras en empezar a obscurecerse. Revuelve hacia el centro de la sartén y deja de nuevo todas las cebollas en una capa pareja.  Haz esto de vez en cuando hasta que todas las cebollas adquieran color. Resiste la urgencia de querer mover constantemente.

Ahora baja la flama y cocina hasta que las cebollas hayan perdido toda la humedad (más o menos 20 minutos). Revuelve ocasionalmente. La cebolla debe ponerse café muy obscuro sin llegar a quemarse. Cuando todas las cebollas tengan un color parejo y estén crujientes, escúrrelas en toallas de papel. Se pondrán más crujientes cuando se enfríen. Si no las vas a usar en ese momento, guárdalas en el refrigerador en un recipiente cerrado.  Rinde más o menos 2 tazas.